mardi 5 mars 2013

La mano azul VIII




Pour clore (au moins momentanément) le chapitre La mano azul je vous livre, après celles du réalisateur, les réflexions des autres membres de l'équipe sur le film:


Cuando recibí la invitación para participar en este proyecto 'sobre un pintor', pensé que una vez más me encontraría con un artista del pincel y su obra; imaginé encontrarme con un director ávido de captar imágenes en todo momento y de forma indiscriminada para posteriormente ir en busca una estructura en el montaje. Por fortuna nada de esto ocurrió; el proceso creativo que predominó en La Mano Azul fue distinto a lo que imaginé y fui integrándome a un equipo reducido pero único por su eficiencia.
Esta fue la mejor forma de acompañar al artista en su creación, de captar un fragmento del universo creativo al que pertenece, de adentrarnos siendo ajenos en el ambiente con temática flamenca en un barrio lisboeta, de atrapar inesperados gestos en la ejecución de su pintura y de conocer un poco de su vida familiar; al igual que sentir la presencia del director y sus criterios sobre la estructura narrativa y dinamizar en conjunto un área técnica sin asistencias pero con objetivos muy bien definidos. Y así, con un esquema de esta naturaleza fue posible diseñar y mantener en continuidad una atmósfera simple y de tono realista dentro del estudio, que fuera posible asociar con aspectos panorámicos y paisajistas de exterior y con el resto de los espacios interiores. (…) Desde el inicio pude descubrir en el método del director un abordaje narrativo austero; una aproximación sintética y respetuosa que generó un marco de confianza muy a favor del desenvolvimiento del pintor como eje central de la historia.”
         
                                                                                                              Edmundo DÍAZ SOTELO
 Directeur de la photographie


O Documentário La mano azul foi uma experiência interessante quer do ponto de vista técnico como também nas experiências vividas. Foi sem dúvida um grande desafio dada a escassês de equipamento mas também por tudo aquilo que foi decidido captar. Destacar os sons de Mathieu enquanto pintor num ambiente cheio de movimento como é o caso de Alfama foi uma opção que tive logo desde o inicio. Sabia que iriamos passar diversas horas no seu Atelier, Mathieu trabalharia em silencio, o ritmo das suas acções era marcante, desde a forma como misturava a tinta, como fumava, como respirava ou limpava o quadro, como se deslocava e contactava a rua. A intenção foi transmitir estes sons que só existem quando nós nos damos conta das nossas acções ou das dos outros. Na mistura, a intenção foi transportar o espectador para a realidade de Mathieu, no seu atelier, nos seus convivios, na sua pintura, foi também um compromisso, a escolha que fizemos para os ambientes do Atelier, que no fundo sintetizam o ambiente sonoro que se pode viver naquele local. Não foi facil compilar todos os ambientes e faze-los fluir de forma natural ao longo do filme, mas foi uma experiência enriquecedora.”
Filipe TAVARES
                                                                                                                             Directeur du son


El proceso de montaje de La Mano Azul me sorprendió. Me encontré con un material modelado por el tiempo. El tiempo de la reflexión y el tiempo de la vida. Pensamiento y acción, tal vez los dos estratos de la pintura. La película se desplegaba ante mí en el mismo momento en el que el pintor Mathieu Sodore fijaba sobre el lienzo su encuentro particular con la inmortalidad.
La inmortalidad de un rostro en el instante de la creación. El don del cine, artefacto del eterno retorno, es resucitar ese instante. Mi deber como montador es buscar el gesto preciso, el gesto que da lugar a la revelación de esa inmortalidad, que hace presente la trascendencia del acto y su relación con el devenir del tiempo.
La Mano Azul quizás sea la puesta en forma de un proceso vital a través del testimonio visual, como un primigenio film de los hermanos Lumière. El acto de la pintura emerge de la luz y el color en el tiempo y nos sobrecoge aquí y ahora.
El pensamiento y el tiempo. En ese terreno tuvo lugar gran parte del trabajo de montaje de la película, por eso mi trabajo concreto, frente al ordenador, no duró cinco meses sino uno. No me convertí en guionista sino en pintor. Tal vez ahí resida el secreto del montaje, convertirte en aquello que requiera el material que tienes entre las manos.”

Manel BARRIERE FIGUEROA
                                                                                                          Monteur    

Gracias a Edmundo, Filipe y Manel, grandes profesionales y mejores personas. Un fuerte abrazo!
Enregistrer un commentaire